Los jugadores que invadieron tierra fueron enviados a la cárcel, y allí los desafortunados tuvieron que quedarse hasta cumplir su condena o pagar una multa de 50 dólares. Cumplir su tiempo significaba esperar hasta que lanzaran un doble. “Las protestas y...